Visite la página de Recursos para servir de manera segura para obtener sugerencias y herramientas para servir
de manera segura a su comunidad, y donar a LCIF para impulsar el servicio de los Leones desde la seguridad de su hogar.

Inicio The Lions Blog Llamado a todas las personas mayores
La bondad importa

Llamado a todas las personas mayores

Erin Kasdin 13 de Abril de 2021

Los Leones se unen para preparar a las personas mayores para la vacunación

Cuando la pequeña comunidad de Barkhamsted, Connecticut, recibió el primer stock de vacunas para los residentes mayores de 75 años, Town Selectman (alcalde) Don Stein sabía que las personas mayores necesitarían ayuda para navegar por el portal virtual requerido para registrarse para las vacunas. Y supo a quién acudir.

“Somos una comunidad suburbana en la que la mayoría de la gente que reside no trabaja en ella”, dice Stein. “Dependemos en gran medida de los voluntarios para hacer las cosas, y ahí es donde entran en juego organizaciones como los Leones”.

Imagen de varios socios del Club de Leones de Barkhamsted. Este club ha estado sirviendo a la comunidad desde 1966.

Barkhamsted es una ciudad de 3700 habitantes y todo el mundo conoce el Club de Leones de Barkhamsted. Los Leones apoyan principalmente al centro local para personas mayores, esta institución funciona completamente gracias a los voluntarios y a Educated Canines Assisting with Disabilities (perros de servicio entrenados para los discapacitados, ECAD, por sus siglas en inglés). De hecho, han creado clubes filiales para cada proyecto con el fin de brindarles un mejor servicio.

“Descubrimos que una de las mejores formas de encontrar gente que se convierta en nuevos Leones es invitar a aquellos amigos con un corazón de servicio a un evento comunitario local y por lo general, el evento los convence de convertirse en Leones”, dice Dave Roberts, exgobernador de distrito y presidente del club de Leones de Barkhamsted.

Roberts ha tomado el centro para personas mayores bajo su protección. «Nuestro centro para personas mayores tiene suerte de tenerlo», dice Lucille Delany, quien cumplió 83 años en febrero. Antes de la COVID-19, ella y su esposo iban a almorzar al centro los martes. Una vez al mes, el centro organizaba una cena compartida al estilo bufet. «Esa era la vida social que teníamos, ya se imaginará», dice. «Hemos conocido a mucha gente agradable allí».

Cuando empezó la pandemia, los Leones de inmediato ayudaron en todo lo que podían, inclusive recoger y entregar las prescripciones de las personas mayores. «Al comienzo de la pandemia, había muchas personas mayores que no querían salir de casa», comenta Stein, «entonces, los Leones y la ciudad colaboraron para conseguir el apoyo que la gente necesitaba».

Stein sabía que lograr que las personas mayores programaran sus citas en línea requeriría un equipo de voluntarios confiables que pudieran hacer muchas llamadas en poco tiempo. Para empezar, utilizaron el registro de votantes de la ciudad para identificar a todas las personas mayores de 75 años y poder llamarlas.

A los voluntarios se les proporcionaron guiones en los que se establecía qué decirle a cada adulto mayor y listas de a quienes llamar. Se mantuvo la distancia social requerida y se llamó desde varios lugares de la ciudad. Si nadie respondía, los voluntarios dejaban mensajes detallados sobre cómo llamar al ayuntamiento en caso de que necesitaran ayuda para programar una cita para vacunas.

«Algunas personas mayores se sienten solas y simplemente disfrutan la oportunidad de hablar con alguien, aunque no necesiten ayuda para programar citas para vacunas», dice Roberts. «Una señora mencionó que su esposo había fallecido recientemente y que quería donar todas sus gafas usadas a los Leones». Una vez que las llamadas se completaron, las hojas de informe con las notas adjuntas se enviaron por fax al ayuntamiento.

Hasta ahora se han programado cerca de 300 citas.

Los Leones también se han ofrecido como voluntarios para llevar a las citas a quienes necesiten un medio de transporte. «A muchas personas mayores no les gusta conducir durante los meses de invierno o no tienen transporte», explica Roberts.

Delany y su esposo están agradecidos por tener acceso al centro y esperan con ansias el momento en que todo vuelva a la normalidad. «Cuando éramos más jóvenes pensábamos esperar hasta que ser más mayores», comenta. «No creíamos tener la edad suficiente para estar afiliados a un centro para personas mayores. Pero una vez que lo hicimos, no nos arrepentimos, estamos realmente contentos de haberlo hecho».


Erin Kasdin es la editora senior de Lion Magazine.

La pandemia del coronavirus (COVID-19) ha impactado a las comunidades de todo el mundo de diferentes maneras. Para asegurarse de que estemos sirviendo de manera segura dondequiera que vivamos, los Leones deben seguir las pautas de los Centros para el Control de Enfermedades, de la Organización Mundial de la Salud o de as autoridades sanitarias locales.Visite nuestra página Servir con seguridad para obtener recursos que pueden ayudarlo a servir con seguridad a su comunidad.